El dolor de espalda es una de las causas más frecuentes de consulta al médico, y uno de los motivos más frecuentes de incapacidad para trabajar y llevar a cabo las actividades habituales. La frecuencia de dolor de espalda es tan elevada, que se estima que cerca del 85% de la población sufrirá uno o más episodios de dolor de espalda durante su vida.

Cuando hablamos de espalda nos referimos fundamentalmente a la columna vertebral. Es conveniente saber que la columna vertebral se divide en cinco segmentos, la región cervical, la columna torácica o dorsal, la región lumbar, el sacro y el cóccix. De ellos, la columna lumbar es la que más frecuentemente se ve afectada, seguida de la columna cervical, y la que en mayor número de ocasiones requiere asistencia médica. La columna vertebral está formada por una serie de huesos llamados vértebras. Poseemos siete vértebras cervicales, doce vértebras dorsales, que están unidas o articuladas con las costillas, y cinco vértebras lumbares. El sacro y el cóccix se pueden considerar como huesos únicos desde el punto de vista funcional, ya que están constituidos por vértebras fusionadas entre sí. Las vértebras tienen un grueso cuerpo anterior que se une con los niveles superior e inferior a través de un disco intervertebral por delante, y de una región ósea posterior en forma de arco. La suma de estos arcos forma el canal vertebral, que va desde la región occipital hasta la última vértebra sacra. El canal vertebral contiene y sirve de protección a la médula espinal y los nervios raquídeos, siendo una de sus funciones precisamente la protección de estos elementos nobles de la anatomía.

¿Agudo o crónico? El término “dolor agudo” no designa a la intensidad del dolor, sino a la duración del mismo. Cuando hablamos de dolor, lo contrario de “agudo” es “crónico”. El dolor agudo de espalda casi siempre nos previene de un daño o una lesión que debe repararse. La intensidad del dolor nos ayuda a permanecer en reposo en la posición más conveniente para que el organismo repare la lesión o la inflamación aguda. Cuando el dolor se prolonga más allá del tiempo en que se esperaría la recuperación, hablamos de dolor crónico. Por lo general se suele aceptar que el dolor crónico es aquél que persiste en el tiempo durante más de tres a seis meses.

¿Cuál es la importancia en esta distinción a nivel práctico? La mayoría de episodios de dolor agudo de espalda se resolverán por sí solos o con ayuda de medicamentos o técnicas de fisioterapia o sencillos procedimientos. Un pequeño porcentaje de pacientes que sufren dolor agudo de espalda, aproximadamente un 15%, no responderán al tratamiento, no conseguirán deshacerse del dolor, y padecerán dolor durante meses, requiriendo ayuda médica. Una tercera posibilidad es la de aquellas personas que sufren episodios agudos de dolor de espalda repetidas veces durante el año. Dichos episodios pueden ser altamente incapacitantes, hasta el punto de mantenerlos en cama inmovilizadios durante varios días en cada episodio. En estos casos también es imprescindible buscar ayuda médica, por la incapacidad que genera el dolor y porque existe un alto riesgo de que se transforme en un caso de dolor crónico.


Get Started

Don't spend any more days living in pain. Click here to begin your treatment..
Make an Appoinment

Search

Treatments

We are constantly advancing our knowledge in the newest technologies and therapies in Interventional Pain Management necessary to treat the most challenging pain conditions.

We offer state of the art Physical Therapy and Massage Therapy. Our goal is to help you relieve pain, shorten recovery time, and regain full functionality. If you are looking for a physical therapist, our staff will customize a recovery program that is tailored to your need.

At our VIDA Massage & Spa, our purpose is  to help you achieve peace, relaxation and renewal  of both your mind and body.